VIVIENDO CON VIH se ha vuelto mucho más fácil. CON vidas más largas, sin embargo, se enfrentan a un nuevo conjunto de desafíos.

Necesitamos voluntarios VIH positivos de todos los géneros que tengan 35 años o mas para participar en un estudio pagado para prevenir el cáncer anal.